Museo Historico Provincial de Santa Fe Estanislao Lopez - logo home
Gobierno Santa Fe - Logo
La casa que alberga al Museo Histórico Provincial de Santa Fe es un valioso testimonio de arquitectura civil del período colonial. Si bien sufrió algunas transformaciones durante el siglo XX, los ocho cuartos que se conservan permiten observar y documentar detalles constructivos de la época.
Patio y galerías interiores. Foto: Mario Gómez
Entre los primeros dueños del terreno que actualmente ocupa el Museo Histórico Provincial de Santa Fe, figura Francisco de Oliver Altamirano quien hacia 1662 ordenó la construcción de una tira de habitaciones. En 1686, la adquiere don Juan de los Ríos Gutiérrez, quien introduce mejoras y la casona adopta la tradicional forma de "U", con habitaciones que bordean un patio central por tres de sus lados, combinándose con otros cuartos sobre la calle con orientación hacia el norte.

En 1742, la casa fue adquirida en una subasta por Bartolomé Diez de Andino, comerciante y hacendado de fortuna, quien la habitó junto a su familia y realizó importantes modificaciones en la misma. En la descripción que figura en su testamento fechado en 1763 consta de “ocho cuartos de alquiler sobre la calle y ocho adentro que sirven de sala y aposentos, recámara y oficinas, todo en un sitio cercado”, ya que no eran habituales en la época los patios expuestos al exterior.

A partir de 1767, pasa a ser propiedad del único hijo de Bartolomé, don Manuel Ignacio Diez de Andino, recordado por sus crónicas, muchas de ellas escritas desde esas mismas galerías entre 1815 y 1822.

En 1833, la casa comenzó a fragmentarse en función de sucesivas disposiciones testamentarias y hacia 1870 se construyó en la esquina un edificio de dos plantas, que mantenía prácticamente oculta la construcción original. Se fraccionó la sala principal y se ocupó el segundo patio.

En 1940, todo el sector fue expropiado dentro del plan de obras del Parque General Belgrano. Se inició entonces la demolición de la tira de habitaciones que estaban sobre calle San Martín, pero gracias al decreto 892 del gobernador Manuel de Iriondo, que dispuso destinar la casa para sede del Museo Histórico, se conserva hoy gran parte de la edificación.

En 1977, por iniciativa del director Dr. Leo Hillar Puxeddu, se gestionó el asesoramiento del Arq. Jorge Gazzaneo, delegado de ICOMOS para la restauración: entre 1979-81 se concreta una cuidadosa restauración con intervención de la Dirección de Obras Públicas de la Provincia y del Instituto de Historia de la Arquitectura de la Universidad Católica de Santa Fe; se reemplaza parte de la cubierta, tirantería y algunas aberturas, rescatándose el 70% de los materiales originales.

En 1989, con discutible criterio arquitectónico, pero dando solución a una necesidad funcional impostergable, se inaugura el edificio anexo al museo, donde funcionan la reserva técnica, la administración, sala de actos, biblioteca y fototeca.

En el 2000 es declarada Monumento Histórico Nacional.