Museo Historico Provincial de Santa Fe Estanislao Lopez - logo home
Gobierno Santa Fe - Logo

"Usos del pasado, patrimonio, identidad y museos en discusión" por Alicia Talsky

Compartimos con ustedes un fragmento del artículo escrito por la ex directora del Museo profesora Alicia Talsky, publicado por la revista CLIO&ASOCIADOS.
Imagen tomada del Album del Museo Histórico Provincial de Santa Fe. Año 1949
"Las cuestiones y el caso El Museo Histórico Provincial de Santa Fe

“No existe el museo inocente y aséptico. Tanto en la muestra permanente como en la muestra temporaria, se construye un discurso que es exponente de cierta ideología o política cultural”  Lamounier.

Como se ha visto, la tendencia original de los Museos de Historia ha sido exponer testimonios destinados a reconstruir un pasado glorioso de la nación: en nuestro país significó exponer la etapa colonial, la emancipación y la organización durante las primeras décadas del siglo XIX, destinando mínimos espacios a la historia social y al siglo XX , que suelen quedar reservados a los museos de la ciudad. El Museo Histórico Provincial de Santa Fe no constituyó una excepción.

Los orígenes
El decreto 892/40 del gobernador Manuel María de Iriondo dispuso destinar la casa colonial “de los Diez de Andino” para sede de la nueva institución. Esta acertada y oportuna medida evitó a tiempo la pérdida total de una construcción emblemática, ya expropiada en aquel momento por estar en el área afectada para las obras del Parque General Belgrano.

En los documentos de inauguración del museo, se señalaba “... el plan de adquisiciones tenderá en primer término a evocar el pasado de esta ciudad, provincia y nación, pudiendo extender al de América y la Madre Patria…”
En el considerando del decreto aparecen en forma expresa los momentos e hitos considerados en la época “fundantes” de la nación y la identidad.

“CONSIDERANDO
Que la función desempeñada por Santa Fe en la Historia Argentina desde los comienzos
de la Conquista hasta la organización del país, la vincula íntimamente al proceso de la
formación espiritual de nuestro pueblo.
Que en el suelo argentino nacen los primeros criollos de estas regiones de América
(sic), se libran las primeras luchas entre los Conquistadores y los naturales de la tierra,
se fundan los primeros fuertes de la Conquista; se busca el camino que une el litoral
argentino con las otras regiones de América; se predica por primera vez el Evangelio;
se afianza y se defiende la existencia de los pueblos del Río de la Plata; se levanta por
primera vez la bandera argentina; se defienden tesoneramente los principios de nuestro
federalismo, se constituye y organiza el país, dictándosele su Carta Fundamental y se
organizan los primeros centros rurales que trajeron con el esfuerzo de sus colonos, una
nueva corriente de sangre que se incorpora a la región (…)
Que para afianzar el sentimiento de nuestra argentinidad y ahondar el conocimiento de
nuestro pasado es conveniente reunir en un Museo Histórico todos los objetos vinculados
a las diferentes épocas de la vida de nuestro pueblo.
Que la fundación del Museo Histórico realizado por este Gobierno en la ciudad de Rosario,
ha demostrado en el corto espacio de tiempo que lleva en funciones la importancia
de esta iniciativa desde el punto de vista cultural y la eficacia de su acción en el espíritu
del pueblo que busca afanosamente un contacto con su tradición (…)
El gobernador de la provincia, en acuerdo de ministros
DECRETA
Art. 1º: Fúndase en la ciudad de Santa Fe un Museo Histórico que tendrá su sede en la
casa colonial, situada en calle 3 de Febrero entre San Martín y 25 de Mayo, construida
en el año 1660, la que perteneció al Maestre de Campo D. Bartolomé Diez de Andino,
quien la adquiera en 1742 del rey Carlos III (sic) habiendo permanecido hasta la fecha
en poder de sus descendientes, y, cuya restauración será comprendida en las obras del
parque en construcción en el sur de esta ciudad.
Art. 2º: Encomiéndase la organización y dirección del Museo a una Comisión Honoraria
presidida por el señor José María de Iriondo ,Vicepresidente de la Junta Bonaerense
de Numismática y Antigüedades, e integrada por el director del Museo Histórico de
Rosario, Dr. Julio Marc, por el director del Departamento de Estudios Etnográficos y
Coloniales, Dr. Agustín Zapata Gollan, por el Presidente de la Junta de Estudios Históricos
de Santa Fe, Dr. Manuel Cervera y por el Director del Archivo Histórico de la
Provincia, Dr. José María Funes…” (Decreto de creación del Museo Histórico de Santa Fe en Álbum I, Reseña General de Antecedentes. Fundación y Primera época, Castellvi, Santa Fe, 1948, p. 13.)


La actividad de promover donaciones y adquisiciones, organizar y catalogar los objetos existentes y luego montar la exhibición llevó tres años. El Museo fue inaugurado el 30 de abril de 1943, precisamente en la víspera de los festejos por los cien años de la Constitución Nacional con presencia del gobernador Argonz y todas las autoridades provinciales. Seguidamente recibió la visita del presidente de la Nación, Dr. Castillo y todas las autoridades nacionalespresentes por aquellos días en Santa Fe.
En el acto inaugural, quien era presidente de la Comisión Honoraria en tal momento y gran motor del museo en su primera etapa, el Dr. José María Funes expresaba lo que –estimamos– resume y explicita claramente lo explicitado en líneas generales sobre los Museos de Historia, las naciones jóvenes y los nexos entre pasado, tradiciones y construcción de una identidad.
“…Los argentinos hasta hace relativamente poco no cuidaban mayormente su acervo histórico. El pasado y la tradición eran cosas viejas (…) esta postura anímica se explicaba en los años de nuestra emancipación y en las décadas subsiguientes por el afán iconoclasta que caracteriza a los movimientos revolucionarios. Se comprende que se alardease de despreciar la época precedente y que se procurara borrar sus huellas (…) tal ideología se prolongó más de lo necesario, sostenida por la prédica de los principales escritores del siglo XIX, a quien el ideal de progreso indefinido les impedía captar el aspecto valorable del pretérito…”
“…Afortunadamente nuevos vientos soplan sobre el alma argentina que ya no cree tiempo perdido el que emplea en evocar su pasado y meditar sobres sus acontecimientos (…) nos dan la tónica el nuevo prestigio de las disciplinas históricas; el aumento constante de la producción de la temática (…) el interés (…) que cada vea más presta el pueblo a esta clase de actividades y la mayor generosidad con que contribuye a enriquecer los establecimientos encargados de estas reliquias…”
“…la nueva entidad trabajó con gran ahínco, empeñándose en despertar el entusiasmo público (sic) ;que se tradujo en numerosas donaciones (…)no sería justo silenciar cuatro de éstas: la abundante y valiosísima del Colegio Inmaculada, las del General D. Estanislao López, quien, no obstante su veneración (…) nos entregó todo lo que guardaba del patriarca de la Federación: de los esposos Pujato Rodríguez Galisteo, y la del Dr. Yriondo (sic) que generosamente se desprendió de los recuerdos de su ilustre padre también gobernador de Santa Fe…” (Decreto de creación del Museo Histórico de Santa Fe en Álbum I, Reseña
General de Antecedentes. Fundación y Primera época, Castellvi, Santa Fe, 1948, p. 13.)

En las menciones y agradecimientos también se nombraba al Juez Federal Dr. Salvador Dana Montaño quien como director de la “llamada Biblioteca de la Constitución (dependencia de la Universidad Nacional del Litoral)” había facilitado en préstamo gran número de documentos, retratos y objetos de los diputados Constituyentes.
El material disponible ofrecía una rica y estética variedad aun cuando no era representativo de todos los períodos y sectores sociales. Se exhibían: del pasado hispánico escudos, copias de documentos reales, imaginería, objetos de culto, arcones, pintura cuzqueña; del siglo XIX retratos, documentos escritos, indumentaria, muebles, armas y objetos de uso doméstico, especialmente del período de los caudillos, pertenencias y retratos de gobernadores provinciales posteriores, platería de uso variado y testimonios de la Organización Constitucional.
No se avanzaba en demasía hacia los procesos políticos y sociales propios de la inmigración y mucho menos aun al siglo XX.
Respecto a la concepción y sentido de la muestra permanente en las primeras décadas de existencia del museo podemos apreciar que las políticas de la institución respondían al ideario predominante en las corrientes historiográficas y museológicas de la época. En cuanto a los donantes y a las piezas obtenidas o “captadas” eran las familias de los sectores encumbrados las que poseían y habían preservado determinados utensilios y moblajes que resultaban “museables”; y, especialmente, eran quienes habían sido convocadas, manifestando además su interés de entregar –y en otros casos vender– sus “recuerdos” al museo, tendencia que persistió hasta hace poco tiempo, si bien hoy se amplía el universo y sentido de la pesquisa.
En torno a la primeras exposiciones temporarias Inaugurada el 13 de noviembre de 1944, la valiosa “Exposición de Recuerdos santafesinos y platería antigua”, a la que sucedieron otras como la de “libros, abanicos y miniaturas” en noviembre de 1946, formó parte del programa recordatorio de la fundación de la ciudad.
Fue organizada por el Dr. Samuel Gasparotti y reunió gran cantidad de piezas de la primera etapa de Santa Fe, muchos objetos de platería de los tres siglos siguientes, que “gentilmente prestaron los conventos y colegios antiguos y las familias de viejo arraigo…”
En tal ocasión, se expusieron entre otros “…inapreciables objetos elaborados pacientemente por hábiles manos criollas, cuando no indígenas (…) la hermosa custodia de plata sobredorada de la Catedral (…) la vajilla maciza de los Duarte das Neves y de los Vera y Pintado”, las primeras Actas Capitulares del Ayuntamiento Santafesino, la llamada “Acta del Milagro” una bula del Papa Benedicto XIV concediendo indulgencias a la imagen de San Juan Nepomuceno (talla guaranítica) y dos grandes tablas caladas y policromadas (alerones de altar misionero) talladas con dibujos y figuras indígenas”.
En 1947, al poder habilitarse la casa en su totalidad se inauguraron nuevas salas con una exposición de pinturas y porcelanas antiguas. En el discurso, su curador Dr. Víctor Mazzuca expresaba “Hoy evocamos una fase de la antigua y familiar vida santafesina: pues eso quiere ser esta muestra, (…) despertar en sus visitantes la misma sensación que esos retratos de los abuelos que tal vez no conocimos pero de los que sabemos tantas anécdotas (…) Nuestra raigambre hispana y por ende cristiana hace que las principales manifestaciones del artes desde la época fabulosa de la conquista a la azarosa de nuestra organización nacional sean motivos religiosos o relacionados con ellos (…) Santa Fe, de vivir franciscano, sin minas de plata, con sus bosques impenetrables y su pampa severa y metafísica (…) casi todo debió importarlo y ello da más mérito a sus preocupaciones por lo artístico (...) Será esta muestra pues la evocación de antiguas bellezas, que son como los sueños de los que nos precedie servirá para unirnos a ellos por la tradición y el recuerdo…”(Álbum…., p. 53.)" A continuación, pueden descargar el artículo completo:

2017

2016

2015

2014

2013