Museo Historico Provincial de Santa Fe Estanislao Lopez - logo home
Gobierno Santa Fe - Logo

¿Por qué el museo se llama "Brigadier General Estanislao López"?

Compartimos la crónica de  Alejandro Damianovich.
Brigadier General Estanislao López
Porque el museo se llama "Brigadier General Estanislao López"

El 29 de septiembre de 1973 asumía la dirección del Museo Histórico Provincial, por entonces innominado, el Dr. Severo Osvaldo Salva en reemplazo de Ricardo Passeggi Cullen, de larga actuación al frente de la institución. Como el nuevo director era médico, y su nombramiento tuvo carácter político, el gobernador Carlos Silvestre Begnis designó como asesor en el mismo decreto, al reconocido historiador José María Funes, por entonces presidente de la Junta Provincial de Estudios Históricos y académico nacional, quien cuarenta años antes había sido el fundador y organizador del Museo.
Hacía poco que se había creado la Subsecretaría de Cultura, cuyas oficinas funcionaban en el Museo Rosa Galisteo de Rodríguez, que también había sido sede de la anterior Dirección de Cultura que dependía de la Subsecretaría de Educación. Ese 29 de septiembre, quien fuera el primer subsecretario, Dr. Marcos M. Casco, puso en funciones a los doctores Salva y Funes, destacando en su discurso que Funes había sido en 1946 ministro del primer gobernador justicialista, Dr. Waldino Suárez, y fundador del Museo en 1940.
Por entonces era yo estudiante de la Facultad de Historia y tenía 21 años de edad. En 1968, cuando cursaba el bachillerato en la Escuela Normal, había organizado un Centro Juvenil de Historia que denominamos “Manuel M. Cervera”. Hacia 1974 el Centro había dejado de ser “juvenil” para incorporar a historiadores y estudiosos mayores, entre ellos el Dr. Funes, quien fue su principal asesor, y estaba decididamente encolumnado en las filas del revisionismo histórico.
José María Funes alentó que las actividades del Centro que yo presidía se coordinaran con las del Museo y las de la Subsecretaría, agregándome de manera ad honorem al equipo de trabajo del Museo.
Esto pasaba en febrero de 1974. Ni bien llegué al Museo acordamos, Salva, Funes y yo, grandes cambios, pero uno al que le dimos mucha importancia fue el de jerarquizar la exposición de todo cuanto tuviera que ver con Estanislao López. El 22 de febrero El Litoral hacía notar “Una notable coincidencia”. Habíamos colocado nuevamente en la sala dedicada a López el cuadro de García Bañón alusivo a la batalla de El Gamonal, enviado al depósito por otro director, y el mismo día conocimos la noticia del fallecimiento del artista, ocurrido el 19, por lo que la idea resultó un impensado homenaje al pintor santafesino.
Por aquel tiempo la primera sala estaba dedicada a la Constitución Nacional y se exhibían en ella los bocetos de Alice que hoy se encuentran en el Museo Rosa Galisteo, al que pertenecen. La segunda sala estaba dedicada a Estanislao López, con el gran cuadro de Héctor Facino, el tratado del Pilar, y las vitrinas que contenían objetos del Brigadier y de su esposa, y un ejemplar de la Biografía de López que se atribuye a Pedro de Angelis.
El interés del Museo por resaltar la figura de López llevó a que acordáramos proponer a las autoridades superiores que se impusiera su nombre a la institución, e iniciamos una política de puertas afuera, consistente en llevar objetos y documentos del Brigadier a distintos puntos de la provincia, lo que se inició en la ciudad de Tostado en el mes de mayo.
A mí me tocó redactar la nota por la que pedíamos la imposición del nombre de López al Museo, y tuve luego la satisfacción de observar que mis fundamentos se reproducían en los considerandos del Decreto 1.170 del 19 de abril, por el que el gobernador Carlos Sylvestre Begnis imponía el nombre de “Brig. Gral. Estanislao López” al Museo Histórico Provincial de Santa Fe.
El 10 de junio El Litoral publicaba una entrevista realizada al Dr. Salva y a mí, en la que expusimos las nuevas líneas de trabajo del Museo. Entre otros proyectos informábamos sobre las obras programadas para construir un anexo externo que serviría de depósito de parte del patrimonio, y así disponer de mayor espacio en la casa histórica para la exhibición rotativa de las colecciones. También dábamos cuenta del II Curso de Historia Revisionista que tuvo lugar ese año, cuyo desarrollo estuvo a cargo de historiadores locales a lo largo de 18 clases, y que fue organizado por el Museo, el Centro Cervera y la Subsecretaría de Cultura, dictándose también en Rosario y otras localidades del interior. Se informaba también sobre la primera muestra de objetos del Brig. López realizada en Tostado y la próxima imposición del nombre de López al Museo.
Acto de imposición del nombre al Museo.
Ese año de 1974, los actos de homenaje al Brigadier López del 15 de junio tuvieron un especial significado. Luego del acostumbrado responso y colocación de ofrendas junto a la tumba del Brigadier en San Francisco, el público y las autoridades se trasladaron hasta el Museo. Allí, junto a la puerta de ingreso, se descubrió la placa de bronce con el nombre de López, que ahora era el del Museo. Presidió el acto el vicegobernador Eduardo F. Cuello, aunque el Ministro de Educación Escribano Juan Naput, revestía la representación del gobernador. Bendijo la placa el padre Rincón y la banda de policía interpretó el Himno Nacional y la Marcha del Brigadier. El discurso central estuvo a cargo del Dr. Salva, que resaltó la figura de López, y cerró el acto el ministro Naput con palabras alusivas al “Patriarca de la Federación”. El Litoral publicó la crónica del acto y en la fotografía aparecen junto a la placa las figuras del vicegobernador Cuello, el Ministro Naput, el subsecretario Casco, el director Salva y el padre Rincón.
De esta forma, el Museo que no tenía nombre, pasó a llamarse “Brig. Gral. Estanislao López”, en un contexto de debate histórico animado por el revisionismo histórico que alentábamos desde la gestión de Casco en Cultura, desde el Museo y desde el Centro “Cervera”, y que quedó reflejado en la activa política de extensión del Museo y en la jerarquización la figura de López en la presentación de sus colecciones dentro y fuera de sus salas.
Esta tendencia duró poco. En septiembre de 1975 se precipitó la crisis del FREJULI en Santa Fe y el peronismo pasó a la oposición. Ello significó la renuncia de todos los funcionarios justicialistas del gabinete de Sylvestre Begnis. De esta manera se alejaron Marcos Casco de Cultura y Severo Salva del Museo. El Dr. Funes había fallecido el 25 de mayo.
A todo esto yo había ingresado en enero de ese año como agente administrativo y aunque continué colaborando con las nuevas autoridades, dejé de participar en la toma de decisiones. Con el advenimiento del Gobierno de Facto de 1976, se produjo mi cesantía en el mes de junio.
El nuevo director, Dr. Leo W. Hillar Puxeddú, si bien imprimió a su gestión nuevas orientaciones, fue un constante divulgador de la figura de Estanislao López. En 1988, cuando el Museo cumplía 45 años de vida, tuvo la gentileza de invitarme a dar una conferencia sobre “José María Funes: su labor archivística y museológica”. Por entonces ya éramos colegas en la Junta Provincial de Estudios Históricos.

Alejandro Damianovich

 

2018

2017

2016

2015

2014

2013